spinner Costamed

Banco de Leche

06/08/2021 Pediatría

El Banco de Leche consiste en la extracción y conservación de la leche materna para posteriormente, ofrecerla a tu bebé en biberón cuando no puedas amamantarlo. Para madres que trabajan, termina siendo la solución para mantener la lactancia materna exclusiva, pero también resulta útil estas reservas para momentos en los que mamá no se encuentra, por ejemplo, si sale de viaje, o bien como un ingrediente más para papillas, a los 6 meses que se introduce la alimentación complementaria.

 

¿Cómo se hace un banco de leche?

Debes tener un extractor de leche para iniciar tu banco, la idea es que entre tomas, empieces a realizar las extracciones. Recuerda que la lactancia materna se establece entre las primeras 2 a 4 semanas de vida, por lo que no se recomienda iniciar las extracciones antes (salvo que haya una razón específica, indicada por tu Doctor)

Los momentos para extraer leche se recomienda que sean:

  • Temprano en la mañana. Se ha detectado que en estos momentos se tienen picos de producción, más que si tuvieran extracciones en la tarde o en la noche.
  • Entre tomas. Aproximadamente una hora antes o después de dar pecho a tu bebé
  • Durante tomas. Mientras tienes a tu bebé tomando de un pecho, puedes extraer del otro pecho, esto no te lo recomendamos hasta que ya lleves un ritmo de dos semanas extrayendo, puesto que puede sentirse incómodo tener una doble estimulación.

 

¿No me voy a quedar sin leche para mi bebé?

No. Recuerda que la lactancia obedece a una regla simple: Entre más succión, mayor producción. Muchas mamás caen en la trampa de creer que no están produciendo suficiente leche basadas en la cantidad de leche que extraen y eso es un error, primero porque un extractor de leche no se acerca al nivel de extracción que tiene la boca de tu bebé, ni combina la magia de los procesos bioquímicos de comunicación que se establece con tu cuerpo ni otros tantos hermosos estímulos diseñados por la sabia Madre Naturaleza, por ejemplo, la saliva de tu bebé “se comunica” con tu cuerpo para adaptar la leche que toma, o el llanto de un bebé, ese es otro gran productor de leche.

El extractor de leche es una estimulación, no tan poderosa como tu bebé, pero estimulación al fin que demanda más leche, y tu cuerpo lo “registra” para aumentar la producción y satisfacer la necesidad. Claro que la producción obedece a ciertos tiempos, por lo general muchas mujeres refieren de entre una semana a dos para ver los resultados del aumento de producción

 

¿Cómo inicio las extracciones?

Contemplando la fecha en la que regresas a trabajar, arranca al menos 20 días antes, esto por lo que hemos comentado sobre el registro que debe tener tu cuerpo para aumentar la producción. Recuerda también que no debes espantarte si las primeras veces, extraes poco o nada.

  1. Higiene y Limpieza. Lava tus manos antes de extraer. Considerando el modelo de extractor que hayas comprado, así como recipientes, revisa las instrucciones indicadas para la limpieza de los mismos. Los pezones no necesitan limpiarse previo a la extracción.
  2. Masaje. En especial en las primeras ocasiones, un masaje ayuda para relajar y propiciar la bajada de leche. Realízalo de manera circular alrededor de todo el pecho.
  3. Extracción. Te recomendamos realizar extracciones de 15 min. para cada seno, considerando los momentos que te comentamos líneas arriba. Si no tienes tanto tiempo para estar extrayendo, es preferible que hagas varias extracciones cortas, que pocas largas. Esto suele ser más efectivo por el efecto que se tiene sobre la prolactina.
  4. Rotulación. Una vez extraída la leche, identifícala con la fecha exacta.

 

¿Qué extractor me recomiendan? 

En realidad, no existen marcas/modelos mejores que otros, sino los que se adaptan mejor para una mamá en particular. Nuestra recomendación es que si buscas hacer el banco porque regresaras a trabajar, prefieras un modelo eléctrico doble, de manera que cada extracción la realices en ambos pechos a la vez.

Un extractor de leche por lo general tiene varias partes de las cuales también depende el éxito de la extracción, por ejemplo, el tamaño de las copas que deben ser lo más cercano al tamaño de tu pecho. Invierte el tiempo necesario para investigar estos detalles.

La Extracción de leche requiere de paciencia y aprendizaje, y en todo el camino, la rutina será tu mejor aliada para conseguir los mejores resultados.

 

¿Cómo puedo aumentar la cantidad de leche que extraigo?

Existen algunos tips que puedes hacer para aumenta el volumen de leche:

  1. Realiza la extracción mientras amamantas, del pecho que está libre.
  2. Si bien te recomendamos extraer en la mañana, es importante que observes tu cuerpo y registres los momentos en los que produces más leche. Recuerda que cada cuerpo reacciona diferente.
  3. Existe una técnica llamada “Power Pumping” que ha demostrado ser efectiva para aumentar el volumen de extracciones de las madres. Esta técnica lo que se busca es replicar lo que sucede en brote o crisis de crecimiento (ve nuestro blog “Mamá no es un Chupón, ni se acaba la leche”), en donde se aumenta el volumen de producción. La técnica consiste en realizar ciclos de extracción-pausa-extracción, a cómo te indicamos a continuación:
    1. Si tu extractor es simple, repite el siguiente ciclo 3 veces:
      1. Extrae 10 min. de un pecho y 10 min. del otro
      2. Descansa 5 min.

Tiempo Total: 1 Hr.

  1. Si tu extractor es doble, repite el siguiente ciclo:
    1. Extrae ambos pechos por 20 min.
    2. Descansa 10 min.
    3. Extrae ambos pechos por 10 min.
    4. Descansa 10 min.
    5. Extrae ambos pechos por 10 min.

Tiempo Total: 1 Hr.

Realiza el ciclo 1 o 2 veces al día, por 3 o 4 días y verás el incremento de producción 

¿Cómo se conserva la leche que extraigo?

Trataremos de esto en el blog de “Conservación de la leche materna”, pero debes saber que la leche materna extraída tiene su ciclo de almacenamiento y manejo para poder usarse, dependiendo del momento en el que busques darle esa leche a tu bebé, es como se realizará el manejo del mismo.

Si estas iniciando tu banco de leche para regresar a trabajar, rotula la leche con la fecha/hora de extracción y congélala en tomas de 2 a 4 oz cada vez, de esta manera, si necesitas ocupar una y tu bebé no la toma toda, el desperdicio no será tanto, y si se queda con hambre, descongelas un poco más. Para congelarla, colócala en la parte trasera del congelador, donde el frío es mayor y constante.

Cuando regreses a trabajar, la idea es que ofrezcas en el día la leche extraída de ayer, la que sólo estará refrigerada y no congelada. Si hay una emergencia en donde no tengas suficiente leche para ofrecer, ocuparás la leche congelada de tu banco 

 

¡Felices Extracciones!