¿En qué consiste el Tamiz Auditivo?

27/04/2021 Pediatría

Dra. Daniela Aguirre

 

La sordera representa uno de los principales problemas al momento del nacimiento y de discapacidad en los niños. 

La incidencia es de 1 a 3 bebés recién nacidos por cada 1000 y de 6 a 7 niños por cada 1000 a los cuáles se les identifique una pérdida auditiva permanente en la infancia temprana.

Los motivos por los cuales se puede presentar esta condición, son variados, entre los cuáles se puede mencionar:

  • Factores Hereditarios. Algún familiar con dicha condición
  • Bebés prematuros
  • Si la mamita vivió un embarazo de alto riesgo
  • Si durante el parto hubo sufrimiento fetal
  • Si se presentó hipoxia o asfixia perinatal (es decir falta de aire en él bebe durante el embarazo o en el parto/nacimiento)
  • Si el bebé requirió de cuidados intensivos neonatales
  • Si el bebé presentó al nacer bajo peso
  • Si el bebé tuvo una calificación Apgar menor a 7
  • Si el bebé presenta Ictericia (piel amarillenta por acumulación de bilirrubina en sangre)
  • Como reacción a la administración de ciertos medicamentos ototóxicos durante el nacimiento (principalmente antibióticos o diuréticos)
  • Como consecuencia de enfermedades sufridas por la mamita durante el embarazo (por ejemplo, rubeola, citomegalovirus, herpes, toxoplasmosis)

Además, posterior al nacimiento existen ciertas enfermedades que pudieran causar daños en los oídos de los niños y bebés, tales como la otitis, paperas, sarampión, meningitis, o inclusive por traumas, por ejemplo, un ruido excesivo de los audífonos puede causar a largo plazo perdida de la audición.

En los recién nacidos es una condición que generalmente es difícil para los padres detectar dado que puede tardar hasta varios meses en que el bebé realmente realice una interacción con su medio, aun inclusive en niños mayores, pudiera llegar a confundirse su pérdida de audición con distracción o desidia propia de la edad, es por ello que esta condición generalmente pasa de manera desapercibida, sin embargo, como tantos otros padecimientos, la sordera puede ser bien llevada siempre y cuando se realice una detección a tiempo para evitar las limitaciones en desarrollo del niño, especialmente en el lenguaje y aprendizaje.

Afortunadamente, existe una sencilla prueba que permite hacer una detección rápida, segura y confiable para asegurarnos que tu bebé escucha bien, e inclusive es una prueba que se puede realizar también en niños más grandes, ya sea porque no se hicieron la prueba de recién nacidos, o bien para descartar problemas de audición derivados de enfermedades o accidentes. Esta prueba se conoce con el nombre de Tamiz Auditivo.

Hablando de los recién nacidos, se sugiere que la prueba se realice desde el nacimiento, hasta los 3 meses de vida.

La prueba se realiza colocando un pequeño audífono en el oído del bebé, este no le causa ningún dolor. Éste audífono se encuentra conectado a una mini-computadora especializada para emitir ciertas ondas sonoras y esperar una respuesta de “rebote” propia del oído humano, lo que se logra con esto es registrar la capacidad auditiva del bebé y verificar que se encuentra dentro de los parámetros normales.

La prueba se realiza en consultorio y no toma más que una consulta pediátrica normal.

En Costamed contamos con equipo de vanguardia y para ello, contamos un equipo de emisiones otacústicas marca Madsen, que funciona tanto para el tamiz auditivo neonatal como para un tamiz auditivo infantil (niños mayores), obteniendo resultados al momento.

 

Por lo anteriormente comentado, te sugiero que al momento del nacimiento de tu bebé siempre contemples dentro del banco de estudios a realizarse al Tamiz Auditivo, y considéralo como obligatorio si tu bebé o tu cumplieron algunos de los motivos que te platiqué líneas arriba que son factores para desarrollar sordera en tu bebé.

Si te interesa conocer más o agendar una cita conmigo, me encuentro a tus órdenes en Costamed Playa del Carmen

 

Conoce más sobre la Dra. Daniela Aguirre haciendo clic aquí.